El profeta de la misericordia Site

Liga del Mundo Islámico - Organismo Mundial para la Presentación del Mensajero

seleccionado para usted

dichos del Profeta

Mensaje del Profeta

  • Relató Abu Dharr (que Allah esté complacido con él) que algunos de los compañeros del Mensajero de Alá dijeron al Profeta (la paz sea con él): ¡Mensajero de Alá! Los ricos se han quedado con todas las recompensas, rezan como nosotros, ayunan como nosotros y dan en caridad lo que sobra de sus bienes. Dijo: “¿Es que acaso, Alá no os ha dado con que hacer caridad?, pues por cierto que decir subhanalla (Glorificado sea Alá) es caridad, decir Allahuakbar (Alá es el Supremo) es caridad, decir Alhamdulillah (las alabanzas pertenecen a Alá), decir La ilaha illa Allah (No hay dios sino Alá) es caridad, y ordenar el bien es caridad, así como prohibir el mal es caridad; Asimismo, en cada acto sexual de uno de vosotros hay caridad”. Dijeron asombrados: ¡Mensajero de Alá!, ¿Acaso satisfaciendo uno su deseo, se hace merecedor de recompensa? Dijo: “¿Acaso, si lo satisficiera ilícitamente, no se haría merecedor de castigo? pues de la misma manera, si lo satisface legalmente será recompensado”. (Transmitido por Muslim)

Attached images

muhammad
muhammad

En el sexto año de la Hegira, el Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) anunció su intención de hacer `Umrah y partió con 1.400 hombres, sin armas excepto por la espada envainada portada normalmente por un viajero. Sus compañeros llevaban con ellos los animales para el sacrificio. Cuando Quraish supo de esto, se reunieron para impedirles que llegaran a la Mezquita Sagrada (al-Masyid al-Haraam).

A medida que los musulmanes se aproximaban a La Meca, el Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) guió sus compañeros en la oración del temor (salat al-jawf).[1] Luego, partió hacia La Meca pero su camella, al-Qaswa, se sentó. La gente dijo: “Se ha obstinado” pero él replicó:

“No se ha obstinado, sino que ha sido prevenida de la misma manera que el elefante[2] fue prevenido. Por Alá, lo que Quraish me solicite hoy que mejore la santidad de los ritos de Alá, se los daré”. (Al-Bujari)

Luego le gritó a su camella y esta se levantó. Él (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) retornó a un pozo en Hudaibiah tomando un poco de agua, y sacó una flecha de su aljaba, lanzándola dentro del pozo. El agua fluyó tan abundantemente que la gente la tomaba con sus manos.

Budayl ibn Warqaa’ al Juza’i informó a Quraish de la intención pacífica del Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él). Quraish envió entonces a `Urwah ibn Mas`ud (Allah esté complacido con él), a visitar el campamento musulmán y él notó cuanto los compañeros amaban y obedecían al Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él); él volvió e informó a Quraish  de lo que había visto y oído. Entonces enviaron a un hombre de Bani Kinanah llamado al-Hulays ibn `Alqamah, y luego de él, Mikraz ibn Hafs. Mientras estaba hablando con el Mensajero de Alá (la paz y las bendiciones de Dios sean con él), Suhail ibn `Amr (Allah esté complacido con él) se aproximó. El Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dijo:

 “Tu asunto ahora se ha facilitado.” [3]

Un tratado de paz fue diseñado entre las dos partes. Si los musulmanes hubieran escogido luchar en ese momento hubieran salido victoriosos, pero querían mantener la santidad de la Ka`bah. El tratado consistía en lo siguiente:

1.     Ambas partes cesarían las hostilidades por un periodo de diez años.

2.     Las partes no interferirían con el libre desplazamiento de la otra parte.

3.     El Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) retornaría ese año, pero a los musulmanes les sería permitido entrar a La Meca el año siguiente.

4.     Cualquier hombre musulmán que viniera de Quraish a unirse a los musulmanes sería enviado de vuelta, pero ningún hombre que dejara a los musulmanes para ir a Quraish sería enviado de vuelta.

5.     Cualquier tribu distinta a Quraish que deseara entrar en una alianza con Muhámmad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) era libre de hacerlo, y cualquiera que deseara entrar en alianza con Quraish era libre de hacerlo.[4]

Resultados del Tratado de Hudaibiah

Muchos de los compañeros se oponían a este tratado y consideraban sus cláusulas injustas y tendenciosas en contra de los musulmanes. Pero con el tiempo, percibieron sus resultados positivos y efectos beneficiosos. Entre ellos estaban:

1.     El reconocimiento de Quraish del estado musulmán – pues un acuerdo solo puede ser hecho entre dos iguales. Esto tuvo un efecto sobre las demás tribus.

2.     El temor fue introducido a los corazones de los politeístas y de los hipócritas y muchos de ellos esperaban ahora que el Islam triunfara. Señales de esto eran aparentes en su aceptación por un número de prominentes Quraishitas tales como Jalid ibn al-Walid (Allah esté complacido con él) y `Amr ibn al-`Aas (Allah esté complacido con él).

3.     Se incrementó la oportunidad de difundir el Islam y hacerlo conocido, lo cual llevó a su aceptación por parte de muchas tribus.

4.     Los musulmanes no estaban más en peligro a causa de Quraish, y por lo tanto se podían concentrar en la amenaza por parte de los judíos y otras tribus hostiles. De esta manera, la batalla de Jaibar tuvo lugar luego del tratado de Hudaibiiah.

5.     Las negociaciones que llevaron al tratado le permitió a los aliados de Quraish entender la posición de los musulmanes y simpatizar con ellos. Cuando al-Hulais ibn `Alqamah los vio recitando la talbiyah durante el rito de la `Umrah, él retornó a su gente y les dijo: “Vi los animales para el sacrificio adornados y marcados, entonces creo que a ellos no se les debe impedir estar en la Casa de Alá.”

6.     El tratado de Hudaibiiah le permitió al Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) prepararse para la batalla de Mu’tah, la cual le permitió a los musulmanes defenderse de una agresión externa a la Península Árabe.

7.     El tratado de Hudaibiiah le permitió al Profeta (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) enviar cartas a los gobernantes de los Persas, Bizantinos y Coptos, para invitarlos al Islam.

8.     El tratado de Hudaibiiah llevó directamente a la conquista de La Meca.

 

--------------------------------------------------------------------------------

[1] Una forma de oración hecha en tiempos de temor cuando se enfrenta a un enemigo.

[2] Él guió a un ejército con la intensión de destruir la Ka`bah en el año del nacimiento del Profeta.

[3] El vio un optimismo en el nombre "Suhail", el cual significa fácil o compasivo.

[4] Ver Al-Wafaa, p.716 y Lubaab al-Jiyaar, p.81-83.

síganos

Find El profeta de la misericordia Site on TwitterFind El profeta de la misericordia Site on FacebookFind El profeta de la misericordia Site on YouTubeEl profeta de la misericordia Site RSS feed