El profeta de la misericordia Site

Liga del Mundo Islámico - Organismo Mundial para la Presentación del Mensajero

El trato de Muhammad (La paz sea con él) con sus vecinos

Cuando el Profeta Muhammad  fue enviado, encontró que algunas personas se caracterizaban por ser malos vecinos: cada uno de ellos hacía  daño al otro, y no veía en ello defecto ni error. Ya'far ibn Abi Talib, primo del  Profeta Muhammad,  describe aquella situación cuando se dirige al rey de Abisenia: «éramos gente ignorante y mala;  cortábamos los lazos de parentesco, y hacíamos daño a la vecindad»[1].

El vecino no estaba a salvo del mal de su prójimo, pero esperaba el mal de su parte en cualquier momento. El Profeta Muhammad, elevó el valor de la buena vecindad, concediendo a los vecinos muchos  derechos que han contribuido a asegurar a la comunidad y sentar las bases del amor, la seguridad, y la cooperación entre sus miembros.

Con esto, el Profeta  revela que su mensaje no sólo  se relacionaba con aspectos  de adoración para la reforma de la religión, sino que incluye reforma de la vida, la sociedad y todo tipo de tratos. Es un mensaje de reforma de los distintos aspectos de la vida.  El Profeta Muhammad,  fue el primero en aplicar tales  derechos y deberes, siendo un modelo a seguir para los demás.

Derechos del vecino  en el mensaje de Muhammad

Existen aleyas del Corán que afirman los derechos del vecino y recomiendan cumplirlos, puesto que, el Todopoderoso dice: “Sed benevolentes con vuestros padres, parientes, con los huérfanos, pobres, vecinos parientes y no parientes, el compañero, el viajero insolvente y con vuestros esclavos”.( Sura Las mujeres, aleya 36)

Ibn Kazir, dice en la interpretación de esta aleya, explicando el significado del término “vecino”: el vecino de los familiares: es aquel a quien te une un parentesco, y el  vecino "alyunub"الجنب: es quien no está unido a ti por un lazo de parentesco. Transmite palabras de algunos sabios que dicen: el vecino de parentesco, significa el vecino musulmán, y el vecino de lado quiere decir, vecino que no es musulmán. Ambos puntos de vista  recomiendan tratarle bien.[2]

Se han  citado   muchos hadices del Profeta Muhammad que insisten en recomendar tratar bien al vecino, reconociendo sus derechos que deben ser respetados.  Dichos derechos fueron tan recomendados por el arcángel Yibril hasta que el Profeta Muhammad, la paz sea con él, pensó que terminaría por concederle parte de la herencia como si fuera un miembro de la familia¨ (con derecho a la herencia). Abdullah Ibn Umar dijo: «El Profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo: Yibril insistía en recomendarme tratar bien al vecino, hasta que pensé que le dedicaría parte de la herencia»[3].

La palabra "insistía" en aconsejarme, quiere decir que cada vez que le encontraba, al marcharse le recomendaba los derechos del vecino, confirmándolos y recomendándole ser bueno con él, hasta que  Muhammad   llegó a pensar que Allah Todopoderoso le dedicará en realidad parte de la herencia.

Es más, el Islam, considera que el mejor entre  los vecinos es quien mejor aplica estas normas para con ellos. Abdullah Ibn Amr Ibn al-Aas  narró que el Profeta dijo: «El mejor de los compañeros ante Allah es el mejor para sus compañeros, y el mejor vecino ante Allah es el mejor para sus vecinos»[4]

El Profeta Muhammad, nos dice que los peores pecados son aquellos que incluyan abusos a un vecino, y violación de sus derechos, porque cada persona ha de ser fiel a su vecino, conservando sus bienes y su honor. Si la amenaza proviene del mismo vecino, esto seria un pecado imperdonable por Allah, porque es  daño y traición a la vez. Al Meqdad ibn Al Aswad relata que el  Profeta Muhammad preguntó a sus compañeros un día « ¿Qué me decís sobre el adulterio?», dijeron "Es algo haram  (ilícito), prohibido por Allah y Su Mensajero, y es haram hasta el Día de la Resurrección”. El Mensajero, dijo: «Si el hombre comete adulterio diez veces, es menos pecado que cometer adulterio con la mujer del vecino". Él dijo: « Qué decís sobre el robo?», dijeron: "Es algo prohibido por Allah y por Su Mensajero; entonces es haram hasta el Día de la Resurrección" Dijo: " Si el hombre roba diez casas es menos pecado que robar la casa de su vecino»[5]

Ibn Masud dijo: "Yo dije: Oh Mensajero de Allah, ¿cuál es el pecado más grande?, dijo: « que hagas (de alguien o de algo) un igual de Allah, siendo Él quien  te creó ». Dije: ¿qué lo sigue? ", dijo: « matar a tu hijo por miedo a que no puedas darle de comer ». Dije entonces, ¿qué lo sigue? Él dijo: «cometer adulterio con la mujer del vecino»[6].

Y Aisha, su mujer, le pregunta: "Oh Mensajero de Allah, tengo dos vecinos, ¿a cuál  de los dos obsequio?” - quiere decir, si tiene una sola cosa que regalar, ¿a cuál  elige?- El Mensajero de Allah respondió: “al de la puerta más cercana»[7].

También, señala el Profeta la importancia de que el vecino sonría a su vecino, y que coma de su comida si le invita. Abu Dharr narró que: El Mensajero de Allah dijo: « Que nadie desprecie una buena obra, aun sonriéndote a tu  hermano” [8].  El Mensajero de Allah dijo   «Oh, Abu Dharr! Si haces caldo de cocido, aumenta la cantidad de agua y da a tus  vecinos[9].

Muhammad  sabe que el vecino tiene derecho sobre su vecino: compartir  con él en lo bueno y en lo malo, darle de comer cuando le visita, aunque dándole sopa de cocido, con el fin de hacerle sentir su interés por él y no hacerle daño,  velar por su familia e hijos, en su ausencia, y prestarles servicios; el cuidado de sus asuntos si lo necesitan, evitando hacerles daño.

El Profeta, recomienda, pues,  amar al vecino, respetarle, y dedicarle buen trato amigable, siempre que haya oportunidad, visitarle si está enfermo, consolarle y prestarle servicio; ayudarle cuando sea necesario, y respetar su honor.

El Profeta, la paz sea con él,  dice: «He aquí cuatro factores de la felicidad: una esposa justa, una casa espaciosa, un buen vecino, y un cómodo montaje. Y he aquí cuatro factores de la infelicidad: un mal vecino, una esposa mala, una montura mala y una casa pequeña »[10].

Tratar con los vecinos:

El profeta Muhammad,  se interesó en confirmar y consolidar los valores de vecindad para poner en práctica la teoría. Subraya, por ejemplo, el principio de no hacerle daño en una manera práctica. Tú sabes de tu vecino algunos secretos, y tu vecino conoce tus secretos. Posiblemente, al saber de su vida privada lo que los demás no saben, podrías aprovechar estos datos para hacerle daño. En tal caso el daño causado por ti será más grande que el daño causado por los demás, porque tú sabes dónde hacerle daño y dónde quedan las heridas más dolorosas para él. El Profeta, relacionando entre la seguridad de la fe y el no hacerle daño al prójimo, dijo: «El que cree en Allah y en el Último Día, no haga daño a  su vecino »[11].

 Abu Huraira, relata que un hombre dijo:"Oh Mensajero de Allah, se habla mucho de la bondad de una mujer, pues  ayuna mucho, reza mucho  y da muchas limosnas, pero hace daño a los vecinos con su lengua”. El Profeta dijo: «Irá al Infierno». El hombre dijo: "Oh Mensajero de Allah, de otra mujer dicen que ayuna poco; reza poca; y da pocas limosnas, pero no hace daño a sus vecinas. El Profeta dijo: «Irá al Paraíso»[12].

 Abu Hurayrah relata que el Mensajero dijo: «no entrará en el Paraíso una persona, cuyo vecino no se siente a salvo de sus daños»[13].

Por otra parte, el Profeta Muhammad nos enseñó que si el vecino de alguien le pide permiso para utilizar  algo de lo que Allah le dio, debe autorizarle a hacerlo, pues Abu Hurayrah narró que el Mensajero de Allah dijo : « El vecino no debe impedir que su vecino  coloque un palo de madera en su pared»[14]

Tu vecino puede necesitar ampliar su casa, por el bien de su familia, y eso podría exigir tener que hacer algo en  tu pared, y si quiere que le autorices, debes darle permiso por que Allah ayuda a su siervo si el siervo ayuda a su hermano.

 Con respecto a la limosna, el vecino sabe la situación de su vecino. Sabe de él lo que nadie más sabe. A los demás les pueden engañar algunas apariencias, pero a un vecino no le engañan. Por eso, si sabe que está en  necesidad de dinero debe darle de lo que Allah le ha dado. El vecino necesitado, tiene más derechos que el necesitado lejano, y si pide  préstamo y tienes la capacidad  para prestarle, debes ayudarle. El Mensajero de Allah dijo: « No creerá en Allah quien pasa la noche con el estómago lleno, sabiendo que su vecino tiene hambre »[15].

 Así se refleja el significado de los mejores valores de lealtad, cooperación y  preocupación por el otro que vive con nosotros. Estos significados   las cultivó el Profeta Muhammad  en sus compañeros, y fue él mismo el mejor para sus vecinos.

[1] Relatado por Ahmad, y corregido por Al Albani
[2]  Tafsir de Ibn Kazir
[3] Relatado por todos
[4]Relatado por Termedhi, y corregido por Al Albani
[5] Relatado por Ahmad, y corregido por Al Albani
[6] Relatado por todos
[7] Relatado por Bujari
[8] Relatado por Muslim
[9] Relatado por Muslim
[10] Relatado por Ibn Hayan, y corregido por Al Albani
[11] Relatado por todos.
[12] Relatado por Ahmad y corregido por Al Albani
[13] Relatado por Muslim
14] Relatado por todos.
[15] Relatado por Tabarani, y corregido por Al Albani.

 

AdjuntoTamaño
el_trato_de_muhammad_la_paz_sea_con_el_con_sus_vecinos.doc61 KB

síganos

Find El profeta de la misericordia Site on TwitterFind El profeta de la misericordia Site on FacebookFind El profeta de la misericordia Site on YouTubeEl profeta de la misericordia Site RSS feed